La Industria de Reuniones: una familia profesional incluyente

La Industria de Reuniones: una familia profesional incluyente

Hemos insistido como sector en la necesidad de adaptarse a las tendencias que se observan en el mundo, así como en la pertinencia de enfatizar en la transversalidad de esta apasionante actividad. Estas dos circunstancias, hacen de la nuestra, una industria excepcionalmente INCLUYENTE.

Dentro de las tendencias, se ha venido demostrando que la industria de reuniones sirve como puente entre generaciones, pero también como mecanismo de entendimiento entre diferentes culturas.

Así,  los jóvenes que aportan frescura, creatividad, sana ambición, interacción, y nuevas tecnologías conviven con los veteranos que suman con generosidad su experiencia, sus conocimientos, su paciencia y su sabiduría.  También,  es en este ámbito de interacciones cara a cara, en donde, por naturaleza convergen profesionales de diferentes regiones del mundo,  con perspectivas opuestas, distintas creencias religiosas, preferencias políticas e incluso valores humanos; es precisamente esta diversidad la que dota a nuestra industria de tan relevantes responsabilidades ante los acontecimientos a nivel global. Tender puentes, generar lazos de unión, discutir temas álgidos, llegar a acuerdos, fundamentar posiciones… todo eso se genera en el eje de los eventos, congresos, conferencias, foros y exposiciones.

Por otro lado, la transversalidad a la que me refería, implica que la industria de reuniones debe ser vista, apoyada y evaluada desde los puntos de vista educativo, social, económico o turístico;  y por lo consiguiente tiene componentes estratégicos (de planeación, de política pública, de infraestructura) y componentes tácticos (de logística, ventas, coordinación, operación de eventos, montajes, etc.). Lo que significa  que en ella participan actores de los sectores  privado, publico  y social.

Entonces, la movilidad laboral que vemos en nuestra actividad económica es válida, necesaria y natural en todas partes del mundo, sobretodo en sociedades en donde la especialización, profesionalización y certificaciones no han sido acogidas totalmente.  Así, a nivel global, vemos mercadólogos de destinos moviéndose al área de organización de eventos, comunicadores operando exposiciones, hoteleros convertidos en funcionarios, directores de burós dirigiendo asociaciones, ex-funcionarios como consultores o educadores,  y organizadores de eventos jugando el rol de directores de burós, entre otras muchas combinaciones. Esta característica (que no creo que sea exclusiva de nuestro sector) genera más empatía entre las partes, pues el que ha estado del lado de la demanda y ahora está en la oferta, puede entender mejor las necesidades de los clientes (coloquialmente: “puede ser mejor cantinero aquel que en algún momento fue borracho”).

Lo importante es seguir el camino de la profesionalización con ética/calidad en el servicio,  así como respetar el rol que a cada participante le toca jugar, entendiendo las leyes de la oferta y la demanda comercial/laboral, respetando las reglas del juego y evitando conflictos de interés. También hemos visto recientemente (lo cual es un gran logro de nuestra industria) que para nombrar a un directivo de un buró, un Secretario de Turismo Estatal o un director de recinto se empiezan a tomar en cuenta la experiencia, los conocimientos técnicos y la capacidad probada en lugar de privilegiar aspectos políticos o de amiguismo.

En la industria de reuniones existe también un esquema de soporte global que se activa en cuanto un miembro valorado en la comunidad de “Meetings” pierde su trabajo o su negocio se ve en condiciones económicas apretadas. Este sistema funciona de manera informal-orgánico (similar a como funciona la comunidad judía), en donde al personaje en cuestión se le empiezan a abrir puertas en el sector y cuando se empiece a recuperar, le tocará apoyar a otro; sin embargo ahora también hay mecanismos mas “institucionalizados” como el recientemente creado “Meeting Industry Fund”  al   que invito a todos a sumarse y que es  una prueba más de la generosidad colectiva de esta industria.

Por esa movilidad, responsabilidad social y solidaridad apreciada en la familia global de nuestra industria de reuniones, es que una vez que ingresas a ella, es difícil que te dejen salir, pues “cabemos todos”.

¡Bienvenida de vuelta la Meritocracia!

¡Bienvenida de vuelta la Meritocracia!

Salvo en las autoridades hacendarias de los últimos sexenios, en México se había perdido por un tiempo, esa sana práctica de escoger a los mejores perfiles en relación a una tarea determinada.

Recuerdo muy bien esos días en que se estaba diseñando esa nueva institución promocional de México que sería el Consejo de Promoción Turística desde las oficinas de SECTUR (a finales del siglo pasado) y como se analizaban modelos internacionales para tratar de adoptar las mejores prácticas para esa naciente plataforma.  Una de las medidas contrastantes con los usos y costumbres de aquella época,  fue el proceso de selección de los ejecutivos que pasarían a formar parte del CPTM con base a un concurso que medía los méritos profesionales (experiencia, educación y competencias claves).  Fue esa primera generación de promotores seleccionados bajo esa modalidad (en que participaron instituciones académicas de primer nivel), la que en mi opinión, marcó el éxito de ese modelo que se alejaba de la política, le daba continuidad a la promoción turística (su esquema de autofinanciamiento por supuesto que también ayudó) y obedecía a las leyes del mercado.
Desgraciadamente, por los motivos que fueran, no fue la constante en las administraciones que siguieron al frente de Sectur (con respecto al CPTM) y del propio CPTM; y entonces tanto la excesiva rotación de personal de todos los niveles (7 directores generales, eso sí, todos ellos muy capaces , pero con diferentes visiones, en los primeros 10 años de existencia) como el volverlo a tratar como una Subsecretaría de Promoción y las presiones políticas, llevaron al CPTM a desviarse de su espíritu original y sobretodo, a perder esa filosofía de captación de talento que tanto ayudó en su lanzamiento.
Con la llegada del Secretario Enrique de la Madrid a la titularidad de la dependencia, claramente se está retomando ese espíritu y estamos viendo rostros conocidos de personas comprometidas con las mejores causas del turismo y con excelentes competencias, llegando nuevamente al equipo que dirigirá al sector turístico en los últimos años de esta administración. No quisiera omitir a nadie al ejemplificar esta vuelta a la meritocracia, pero sí quiero destacar al menos los casos de Tere Solís (que mejor cartera para ella que la de planeación con esa mente estratégica que tiene), Maru González O’Farril y Juan Carlos Arnau, personajes todos ellos reconocidos en la industria y en los destinos de México.
Quisiera extender este reconocimiento a los gobiernos de Argentina y Guatemala que recientemente nombraron también a dos Subsecretarias de Turismo que provienen de nuestra industria y que han sido incansables promotoras de Latinoamérica en el mercado de reuniones (Silvana Biaggiotti y Alisson Batres respectivamente, la última ex presidenta de COCAL), una vez más se va en el sentido correcto porque ninguna de ellas llega ahí por amistad con los líderes, ni por afiliación política/partidista alguna.
Ese mismo fenómeno se acaba de dar en el equipo de la Canciller Ruiz Massieu con el nombramiento del Embajador de México en los Estados Unidos en la persona del hasta ahora Cónsul General en Los Ángeles, Carlos Sada. En verdad,  no creo que haya nadie que conozca la dinámica de las comunidades de mexicanos en ese país como este funcionario honesto, que lo mismo ha trabajado para gobiernos emanados de un partido que de otro y que ha probado en los hechos como Jefe de Misión en las ciudades que concentran mayor población de origen mexicana (LA, San Antonio, Chicago, NY), que puede establecer puentes entre los dos países para beneficio mutuo y sobretodo de nuestros paisanos en el exterior.
La mejor manera de que lleguen los mejores perfiles para posiciones importantes en nuestro sector, es seguir insistiendo en laprofesionalización, en los procesos de certificación y en la sociedad misma; exigir que sean los méritos (educación, experiencia y competencias)  los que tengan un mayor peso en los procesos de selección. Hagamos realidad entre todos los mexicanos/latinoamericanos el servicio profesional de carrera para ganar la confianza de interlocutores y tomadores de decisión en el mercado global.
Las Alianzas Estratégicas y la Industria de las Reuniones

Las Alianzas Estratégicas y la Industria de las Reuniones

Por naturaleza, nuestra industria requiere de alianzas para funcionar; alianzas entre los gobiernos y el sector privado, entre diferentes organizaciones del sector, alianzas entre destinos, alianzas educativas, comerciales y alianzas en comunicación.

Habiendo participado recientemente en dos reuniones: COCAL en Guadalajara  y ENVISION en Dallas, Texas; observo con entusiasmo esa necesidad de sumar, de encontrar sinergias y de complementar capacidades, incluso en ambientes tan diferentes de negocio, como en estos casos en los que participé.

COCAL es una confederación y por lo tanto desde su origen está pensada como una suma de organizaciones nacionales de nuestra región en materia de congresos y convenciones. Sin embargo, ha ampliado valientemente su espectro integrando organizaciones de marketing de destino, de consultoría especializada, recintos e incluso organizadores de fuera de la región como es el caso deMaritz Travel que tengo el honor de representar ahora en la mesa directiva de COCAL.

COCAL a través de sus diversos líderes, ha entendido perfectamente la necesidad de representar a la región latinoamericana en la arena mundial de las reuniones, de conectar a las Américas a través de sus alianzas de negocios con COPA Airlines y Hilton Worldwide y de  ser motor en la profesionalización a través de su alianza educativa con PCMA (Professional Convention Management Association).

El Congreso de COCAL en nuestra querida “Perla Tapatía” fue una gran experiencia de interacción, opciones educativas y de negocio.  Definitivamente, Guadalajara lució al máximo esas impresionantes características que posee como destino de reuniones internacionales y demostró la relevancia que sus autoridades, sus empresarios y su comunidad en general otorga a esta dinámica industria.

Un rol evidente que está cumpliendo COCAL es el de hacer conciencia de la responsabilidad social con que deben operar los jugadores del sector en la región (el evento que marcó más positivamente mi experiencia en Guadalajara, fue ese ejercicio de interacción en el nuevo recinto Palcco, en que armamos sillas de ruedas para un asilo de ancianos y bicicletas para un orfanatorio de la localidad); y por último el énfasis en la agenda de género, pues quedó ampliamente demostrado el liderazgo, compromiso y profesionalismo de las mujeres que lideran la organización, que participaron en ponencias ilustrativas y que incluso ahora nos representan en puestos claves de la administración pùblica en diversos países de Latinoamérica

En el caso de mi participación en Envision (reunión estratégica de ventas de Experient, filial de Maritz para el mercado de asociaciones)  fue de llamar la atención en énfasis en las alianzas estratégicas para: atender/comprender integralmente a las asociaciones con TALLEY management, estandarizar la adopción tecnológica con CVent y Lanyon/StarCiTE, penetrar el mercado de exposiciones con IAEE,  encabezar la lucha de nuestra industria contra la trata de personas con ECPAT y finalmente, muy importante ofrecer soluciones globales a los clientes con nuestro Maritz Global Meetings Network (con 13 socios en Latinoamérica ) .

Estos son sólo dos ejemplos de cómo en la Industria de las Reuniones ¡Se debe sumar y cooperar para competir mejor!

Abril: ¡Histórico mes para la Industria de Reuniones, Caray!

Abril: ¡Histórico mes para la Industria de Reuniones, Caray!

El mes que acaba de terminar fue determinante para modificar positivamente el ambiente alrededor de la industria de las reuniones en el mundo, en nuestra región y especialmente en México ¿Cuáles son las señales?

Primero, descubrimos un Secretario de Turismo (Enrique de la Madrid Cordero) con voluntad de escuchar al sector, de abrirse a entender a la actividad de congresos y convenciones como una industria que juega en favor del turismo y por supuesto con disposición para trabajar de la mano de las asociaciones del sector, comprometiéndose a priorizar los temas más apremiantes.

Segundo, se celebra por primera vez el Día Mundial de las Reuniones: miles de declaratorias en todos los continentes, eventos, conferencias, acciones de responsabilidad social; actores privados y políticos involucrados en enfatizar los beneficios que genera esta industria a las comunidades receptoras (destaco el caso de Guatemala en que el propio Presidente encabezó la celebración); haciendo justicia a un gremio de profesionales que había estado trabajando duro pero cuyas contribuciones no eran reconocidas por Gobiernos y sociedad en todo lo que valen.

Tercero, se dan a conocer los resultados del Estudio de Impacto Económico de la Industria de Reuniones en México  por el propio Director del CPTM, mismos que ratifican el peso específico de nuestro sector, la evolución positiva de esta actividad (en el período de 4 años entre los dos ejercicios de medición)  y la internacionalización de los eventos. En el estudio se incluyen consideraciones cualitativas y efectos sociales/educativos de las reuniones. Para revisar la versión completa sugerimos accesar al portal de inteligencia del mercados del CPTM: www.siimt.com

En resumen: se llevaron a cabo más de 266 mil reuniones, con casi 30 millones de participantes, produciendo 29.6 millones de cuartos noche; casi se triplicó el número de extranjeros… y lo más importante se generaron 25 mil millones de dólares (25 billones americanos) en derrama representando el 1.5% del Producto Interno Bruto del país y empleando a casi 900,000 mexicanos.

Cuarto: Se lleva a cabo IMEX en Europa con un ambiente renovado y participación histórica de pabellones latinoamericanos. En el evento se anuncia el cambio de marca de Maritz, pasando de Maritz Travel Company a Maritz Global Events, un reflejo de la mentalidad global que está perneando nuestra industria en las grandes ligas.

Por último y para no dejar fuera al gran gremio de las sociedades profesionales o asociaciones gremiales, se anuncia la celebración, en Cintermex, del primer Congreso Nacional de Asociaciones por parte de ANDAMOS  a mediados de mayo por iniciativa de su Presidente y DG de Caintra, Guillermo Dillon y con la presencia del Presidente de ASAE (American Society of Association Executives) John Graham. Esto es relevante, dado que en nuestra región no solemos empoderar a nuestros ejecutivos de asociaciones para fortalecer y dar continuidad a las políticas/estrategias de los organismos gremiales.

Ojalá que todos los meses se vuelvan tan intensos en generación de ambiente positivo y contenido relevante alrededor de nuestra gran industria de las reuniones. Por lo pronto en mayo: 10o. Congreso MPI en Tampico, ANDAMOS, Asamblea Anual de la Asociación de Burós LATAM Caribe, Foro Político de la industria de Reuniones (en el marco de FIEXPO en Lima, Perú), etc. ¡Sigamos atentos!

La Industria de Reuniones: un sector especializado con liderazgo diluido

La Industria de Reuniones: un sector especializado con liderazgo diluido

En México nuestra industria está representada por 11 organizaciones debido a que cada una de ellas tiene una actividad especializada y un sector definido dentro de nuestra actividad económica.
Categorizando se puede decir que:
1. De todas estas, 6 son capítulos mexicanos de organizaciones internacionales, que están clasificados por “segmento” de mercado:SITE (programas de incentivo), MPI (Convenciones Corporativas), PCMA (Convenciones de Asociaciones/corporativas), ICCA(Congresos Mundiales), IAEE (Exposiciones) y GBTA (Turismo de Negocios).  Dentro de estas, hay cierta duplicidad (reconocida incluso a nivel internacional) entre MPI y PCMA así como entre MPI y SITE.
2. Están las 5 asociaciones nacionales por tipo de oferta: AMEREF (Recintos), AMPROFEC (Organizadores de Expos y Ferias), PCO Meetings México (Organizadores de Congresos), AMDEM (Oficinas de Convenciones/Mercadotecnia de Destinos/Fideicomisos de Promoción), AMDEMAC (Destination Management Companies). En este grupo la división de trabajo está mucho mejor definida y hay poca duplicidad.
3. La mayorìa de ellas apoyan la profesionalización de sus cuadros a través de la certificación de las capacidades/conocimientos de sus agremiados:
a.  Las que son capítulos de organizaciones internacionales tienen al CMP como la credencial horizontal por excelencia (al pertenecer al CIC: Convention Industry Council que es el propietario del CMP) además de la suya propia (IAEE cuenta con el CEM;PCMA con el CASE y el CSM; MPI y GBTA en alianza promueven el CMM; SITE tiene el CIS; e ICCA al ser de membresía institucional y no personal, no tiene una propia).
b. Las Nacionales crean la suya propia (COE de AMPROFEC) o hacen alianzas con sus pares a nivel internacional AMEREF conIAVM (Internacional Association of Venue Managers) para apoyar la CVPCFE; PCO Meetings México con IAPCO (International Association of Professional Congress Organisers) para impulsar el“Quality Programme”; AMDEM con DMAI (Destination Marketing Association International) para impulsar elCDME; AMDEMAC con ADMEI (Association of Destination Management Executives) para tropicalizar la DMCP.
c. En México, además de todas las anteriores y con mucho éxito en cuanto a volumen de credencializados está la CMS de la empresa Meetings México, el Certificado en Organización de Eventos que en Monterrey realiza CAT Consultores de Julio Valdez.
4. Algunas de estas asociaciones mexicanas tienen sus eventos periódicos e incluso algunas de ellas como AMPROFEC, AMDEM, GBTA MPI México su ConferenciaCongreso Anual; otras solo tienen grandes iniciativas en el campo de la capacitación (muy serias como el Diplomado en Turismo de Reuniones de PCMA o los talleres técnicos de AMEREF) o desarrollo de producto (Site  con su programa: Your Best Reward is México) o bien de estadísticas
a. Todas las organizaciones participan activamente de los eventos promocionales de la industria en nuestro paìs como son IBTM Latinoamérica de REED, World Meetings Forum de Latinamerica Meetings, Meeting Place México de Meetings México,  Showcase de Andy Ortiz o EXPO Meetings de Turycon.
b. Por supuesto, todas las asociaciones participan activamente en el Congreso Nacional de Turismo de Reuniones que organiza la SECTUR y el PCMA North American Advisory Summit que a través de su alianza con PCMA global organiza el CPTM.
c. La mayoría (al menos eso deberían) convoca a sus miembros a participar en las actividades de comercialización y promoción que realiza el CPTM en el Extranjero y al menos consideran tener un espacio en los pabellones mexicanos de IMEX (en sus versiones Europea y Norteamericana), EIBTM y Fiexpo LATAM.
d. En todas las organizaciones de México participamos consultores, instructores, los (al menos cuatro) consorcios de medios especializados y los investigadores en la materia.
 
De toda esta información con la que estamos muy familiarizados los que estamos inmersos en esta industria, se desprenden algunas preguntas:
a. ¿Si no estás en esta industria y lees los párrafos de arriba, entiendes algo? ¿no se perderá el público en general al leer el tercer o cuarto acrónimo? O dicho de otra manera, ¿podemos llevar nuestro mensaje a diferentes audiencias de modo comprensible o es demasiado especializado? 
b. ¿De verdad requerimos de tantas organizaciones? O ¿podría haber algún esfuerzo de consolidación? ¿requerimos tantos eventos, son esencialmente diferentes uno del otro?
c. Es maravilloso que este sector esté tan involucrado en esfuerzos de educación/capacitación pero ¿por dónde empezamos? ¿quién me dice cuáles son los buenos o al menos los apropiados para mí?  
¡ Y lo más importante!
d) ¿Por qué con todo lo expuesto y lo increíblemente estructurada que está nuestra industria, no alcanzamos a trascender y a convencer a otros públicos/autoridades de la relevancia de nuestro sector? ¿No estaremos muy divididos para lograr una buena interlocución con la sociedad y el gobierno? Al llegar un nuevo funcionario de Gobierno o al interesar a otra Secretaría, ¿con quién habla para entender el rompecabezas? ¿Con todos? ¿Con un presidente cada vez? ¿No nos convendría adoptar el modelo americano? Ellos tienen una cúpula, el CIC, que representa y agrupa a 33 organizaciones del sector ¿O seguimos “colgándonos” de los organismos turísticos?

No creo que existan respuestas fáciles, he sido un convencido y apasionado defensor del estado que guarda esta industria, pero creo que nunca estorba reflexionar, hacer un alto y ver el rumbo que queremos tomar en un futuro cercano.

Soy muy optimista del momento que vivimos: con un titular de turismo que escucha y trabaja en conjunto; después de una maravillosa demostración de coordinación para celebrar el día mundial de las reuniones; y después de haber conocido, a través del Estudio sobre la Relevancia Económica de las Reuniones (que encargó el CPTM), el estado actual de nuestra industria, para así poder tomar decisiones fundamentadas y ponernos metas ambiciosas como sector.

Pin It on Pinterest