La Industria de Reuniones: una familia profesional incluyente

La Industria de Reuniones: una familia profesional incluyente

Hemos insistido como sector en la necesidad de adaptarse a las tendencias que se observan en el mundo, así como en la pertinencia de enfatizar en la transversalidad de esta apasionante actividad. Estas dos circunstancias, hacen de la nuestra, una industria excepcionalmente INCLUYENTE.

Dentro de las tendencias, se ha venido demostrando que la industria de reuniones sirve como puente entre generaciones, pero también como mecanismo de entendimiento entre diferentes culturas.

Así,  los jóvenes que aportan frescura, creatividad, sana ambición, interacción, y nuevas tecnologías conviven con los veteranos que suman con generosidad su experiencia, sus conocimientos, su paciencia y su sabiduría.  También,  es en este ámbito de interacciones cara a cara, en donde, por naturaleza convergen profesionales de diferentes regiones del mundo,  con perspectivas opuestas, distintas creencias religiosas, preferencias políticas e incluso valores humanos; es precisamente esta diversidad la que dota a nuestra industria de tan relevantes responsabilidades ante los acontecimientos a nivel global. Tender puentes, generar lazos de unión, discutir temas álgidos, llegar a acuerdos, fundamentar posiciones… todo eso se genera en el eje de los eventos, congresos, conferencias, foros y exposiciones.

Por otro lado, la transversalidad a la que me refería, implica que la industria de reuniones debe ser vista, apoyada y evaluada desde los puntos de vista educativo, social, económico o turístico;  y por lo consiguiente tiene componentes estratégicos (de planeación, de política pública, de infraestructura) y componentes tácticos (de logística, ventas, coordinación, operación de eventos, montajes, etc.). Lo que significa  que en ella participan actores de los sectores  privado, publico  y social.

Entonces, la movilidad laboral que vemos en nuestra actividad económica es válida, necesaria y natural en todas partes del mundo, sobretodo en sociedades en donde la especialización, profesionalización y certificaciones no han sido acogidas totalmente.  Así, a nivel global, vemos mercadólogos de destinos moviéndose al área de organización de eventos, comunicadores operando exposiciones, hoteleros convertidos en funcionarios, directores de burós dirigiendo asociaciones, ex-funcionarios como consultores o educadores,  y organizadores de eventos jugando el rol de directores de burós, entre otras muchas combinaciones. Esta característica (que no creo que sea exclusiva de nuestro sector) genera más empatía entre las partes, pues el que ha estado del lado de la demanda y ahora está en la oferta, puede entender mejor las necesidades de los clientes (coloquialmente: “puede ser mejor cantinero aquel que en algún momento fue borracho”).

Lo importante es seguir el camino de la profesionalización con ética/calidad en el servicio,  así como respetar el rol que a cada participante le toca jugar, entendiendo las leyes de la oferta y la demanda comercial/laboral, respetando las reglas del juego y evitando conflictos de interés. También hemos visto recientemente (lo cual es un gran logro de nuestra industria) que para nombrar a un directivo de un buró, un Secretario de Turismo Estatal o un director de recinto se empiezan a tomar en cuenta la experiencia, los conocimientos técnicos y la capacidad probada en lugar de privilegiar aspectos políticos o de amiguismo.

En la industria de reuniones existe también un esquema de soporte global que se activa en cuanto un miembro valorado en la comunidad de “Meetings” pierde su trabajo o su negocio se ve en condiciones económicas apretadas. Este sistema funciona de manera informal-orgánico (similar a como funciona la comunidad judía), en donde al personaje en cuestión se le empiezan a abrir puertas en el sector y cuando se empiece a recuperar, le tocará apoyar a otro; sin embargo ahora también hay mecanismos mas “institucionalizados” como el recientemente creado “Meeting Industry Fund”  al   que invito a todos a sumarse y que es  una prueba más de la generosidad colectiva de esta industria.

Por esa movilidad, responsabilidad social y solidaridad apreciada en la familia global de nuestra industria de reuniones, es que una vez que ingresas a ella, es difícil que te dejen salir, pues “cabemos todos”.

Las Alianzas Estratégicas y la Industria de las Reuniones

Las Alianzas Estratégicas y la Industria de las Reuniones

Por naturaleza, nuestra industria requiere de alianzas para funcionar; alianzas entre los gobiernos y el sector privado, entre diferentes organizaciones del sector, alianzas entre destinos, alianzas educativas, comerciales y alianzas en comunicación.

Habiendo participado recientemente en dos reuniones: COCAL en Guadalajara  y ENVISION en Dallas, Texas; observo con entusiasmo esa necesidad de sumar, de encontrar sinergias y de complementar capacidades, incluso en ambientes tan diferentes de negocio, como en estos casos en los que participé.

COCAL es una confederación y por lo tanto desde su origen está pensada como una suma de organizaciones nacionales de nuestra región en materia de congresos y convenciones. Sin embargo, ha ampliado valientemente su espectro integrando organizaciones de marketing de destino, de consultoría especializada, recintos e incluso organizadores de fuera de la región como es el caso deMaritz Travel que tengo el honor de representar ahora en la mesa directiva de COCAL.

COCAL a través de sus diversos líderes, ha entendido perfectamente la necesidad de representar a la región latinoamericana en la arena mundial de las reuniones, de conectar a las Américas a través de sus alianzas de negocios con COPA Airlines y Hilton Worldwide y de  ser motor en la profesionalización a través de su alianza educativa con PCMA (Professional Convention Management Association).

El Congreso de COCAL en nuestra querida “Perla Tapatía” fue una gran experiencia de interacción, opciones educativas y de negocio.  Definitivamente, Guadalajara lució al máximo esas impresionantes características que posee como destino de reuniones internacionales y demostró la relevancia que sus autoridades, sus empresarios y su comunidad en general otorga a esta dinámica industria.

Un rol evidente que está cumpliendo COCAL es el de hacer conciencia de la responsabilidad social con que deben operar los jugadores del sector en la región (el evento que marcó más positivamente mi experiencia en Guadalajara, fue ese ejercicio de interacción en el nuevo recinto Palcco, en que armamos sillas de ruedas para un asilo de ancianos y bicicletas para un orfanatorio de la localidad); y por último el énfasis en la agenda de género, pues quedó ampliamente demostrado el liderazgo, compromiso y profesionalismo de las mujeres que lideran la organización, que participaron en ponencias ilustrativas y que incluso ahora nos representan en puestos claves de la administración pùblica en diversos países de Latinoamérica

En el caso de mi participación en Envision (reunión estratégica de ventas de Experient, filial de Maritz para el mercado de asociaciones)  fue de llamar la atención en énfasis en las alianzas estratégicas para: atender/comprender integralmente a las asociaciones con TALLEY management, estandarizar la adopción tecnológica con CVent y Lanyon/StarCiTE, penetrar el mercado de exposiciones con IAEE,  encabezar la lucha de nuestra industria contra la trata de personas con ECPAT y finalmente, muy importante ofrecer soluciones globales a los clientes con nuestro Maritz Global Meetings Network (con 13 socios en Latinoamérica ) .

Estos son sólo dos ejemplos de cómo en la Industria de las Reuniones ¡Se debe sumar y cooperar para competir mejor!

Abril: ¡Histórico mes para la Industria de Reuniones, Caray!

Abril: ¡Histórico mes para la Industria de Reuniones, Caray!

El mes que acaba de terminar fue determinante para modificar positivamente el ambiente alrededor de la industria de las reuniones en el mundo, en nuestra región y especialmente en México ¿Cuáles son las señales?

Primero, descubrimos un Secretario de Turismo (Enrique de la Madrid Cordero) con voluntad de escuchar al sector, de abrirse a entender a la actividad de congresos y convenciones como una industria que juega en favor del turismo y por supuesto con disposición para trabajar de la mano de las asociaciones del sector, comprometiéndose a priorizar los temas más apremiantes.

Segundo, se celebra por primera vez el Día Mundial de las Reuniones: miles de declaratorias en todos los continentes, eventos, conferencias, acciones de responsabilidad social; actores privados y políticos involucrados en enfatizar los beneficios que genera esta industria a las comunidades receptoras (destaco el caso de Guatemala en que el propio Presidente encabezó la celebración); haciendo justicia a un gremio de profesionales que había estado trabajando duro pero cuyas contribuciones no eran reconocidas por Gobiernos y sociedad en todo lo que valen.

Tercero, se dan a conocer los resultados del Estudio de Impacto Económico de la Industria de Reuniones en México  por el propio Director del CPTM, mismos que ratifican el peso específico de nuestro sector, la evolución positiva de esta actividad (en el período de 4 años entre los dos ejercicios de medición)  y la internacionalización de los eventos. En el estudio se incluyen consideraciones cualitativas y efectos sociales/educativos de las reuniones. Para revisar la versión completa sugerimos accesar al portal de inteligencia del mercados del CPTM: www.siimt.com

En resumen: se llevaron a cabo más de 266 mil reuniones, con casi 30 millones de participantes, produciendo 29.6 millones de cuartos noche; casi se triplicó el número de extranjeros… y lo más importante se generaron 25 mil millones de dólares (25 billones americanos) en derrama representando el 1.5% del Producto Interno Bruto del país y empleando a casi 900,000 mexicanos.

Cuarto: Se lleva a cabo IMEX en Europa con un ambiente renovado y participación histórica de pabellones latinoamericanos. En el evento se anuncia el cambio de marca de Maritz, pasando de Maritz Travel Company a Maritz Global Events, un reflejo de la mentalidad global que está perneando nuestra industria en las grandes ligas.

Por último y para no dejar fuera al gran gremio de las sociedades profesionales o asociaciones gremiales, se anuncia la celebración, en Cintermex, del primer Congreso Nacional de Asociaciones por parte de ANDAMOS  a mediados de mayo por iniciativa de su Presidente y DG de Caintra, Guillermo Dillon y con la presencia del Presidente de ASAE (American Society of Association Executives) John Graham. Esto es relevante, dado que en nuestra región no solemos empoderar a nuestros ejecutivos de asociaciones para fortalecer y dar continuidad a las políticas/estrategias de los organismos gremiales.

Ojalá que todos los meses se vuelvan tan intensos en generación de ambiente positivo y contenido relevante alrededor de nuestra gran industria de las reuniones. Por lo pronto en mayo: 10o. Congreso MPI en Tampico, ANDAMOS, Asamblea Anual de la Asociación de Burós LATAM Caribe, Foro Político de la industria de Reuniones (en el marco de FIEXPO en Lima, Perú), etc. ¡Sigamos atentos!

Industria de Reuniones: Sector ¿Público o Privado?

Industria de Reuniones: Sector ¿Público o Privado?

Al utilizar la palabra “industria” para definir nuestra actividad, igual que sucede con el turismo (al definirlo como “industria sin chimeneas”), nos topamos con que normalmente a una industria pertenecen fabricantes, comerciantes y productores todos provenientes del ámbito privado; así la industria automotriz , la del calzado, de farmacéutica, cuentan entre sus miembros a hombres y mujeres de negocios cuya actividad es por naturaleza “lucrativa”, sin embargo, en nuestro caso, no es correcta esa presunción.

La “industria” de reuniones está compuesta por un amplio rango de organizadores, proveedores de servicios y recintos involucrados en el desarrollo, producción y entrega de convenciones, congresos, conferencias, exposiciones y otros eventos relacionados, que se llevan a cabo para lograr objetivos de tipo económico, educativo, profesional o cultural. Sin embargo, cuando analizamos los rubros y las organizaciones (que definimos en la entrega pasada en el artículo: La Industria de Reuniones: un sector especializado con liderazgo diluido) nos damos cuenta que:

a) Los centros de congresos y convenciones: Son en su mayoría, edificios públicos propiedad de gobiernos federal, estatales o municipales, por lo que estrictamente hablando, sus directivos son funcionarios que están administrando recursos provenientes de los contribuyentes. Sin embargo, muchos de estos, aunque son recintos públicos, su operación está “concesionada” a empresas privadas especializadas en esta materia o están “privatizados” a través de la creación de fideicomisos creados especialmente para la administración de dichos edificios. Finalmente, también están los Centros de Convenciones completamente privados, que aunque son menos, sus instalaciones, los terrenos y operación pertenece  a gremios, consorcios o grupos financieros nacionales o internacionales.   Por lo anterior, la Asociación de Mexicana de Recintos Feriales (AMEREF) cuenta, entre sus miembros, tanto con funcionarios públicos como ejecutivos o empresarios.
b) Las Oficinas de Convenciones (DMO’s): El grupo que resulta vital para nuestra industria, coexisten de igual manera funcionarios y ejecutivos, ya que las organizaciones de marketing de destinos operan de diferente manera en cada caso. En México, la mayoría de estos organismos (ya hemos debatido la cantidad de acrónimos que los definen OCV, OVC, OCC, etc.) viven del Impuesto al Hospedaje, por lo que una vez más, están administrando recursos públicos y por lo tanto deben de ajustarse a las reglas de los diferentes niveles de gobierno. (Esta es una adaptación del modelo norteamericano de los DMO’s, antes CVB’s). Por lo tanto, una vez más , la Asociación de Marketing de Destinos en México (AMDEM) está formada en su mayoría por funcionarios públicos, aún cuando representan instituciones “privatizadas” en fideicomisos de promoción.
La historia de la adopción de este modelo en nuestro país es “sui géneris”, pues paradójicamente cuando se aprobó el cobro del impuesto en las diferentes entidades federativas (tasas que varían del 2 al 4%) algunas asociaciones de hoteleros se ampararon pues no estaban de acuerdo en su implementación (que vendría a “encarecer” el producto a los usuarios finales) y los gobiernos, a fin de convencerlos, diseñaron esquemas de administración de recursos por medio de fideicomisos en que los propios hoteleros tuvieran la “voz cantante” o la mayoría en las decisiones de la aplicación de los mismos.
En el caso del Consejo de Promoción Turística de México (nuestra Destination Marketing Organization por sus siglas en inglés) como se sabe, además de un pequeño porcentaje de recursos que provienen de la administración central, se utiliza el DNI que también es un recurso fiscal (que se cobra a los turistas que ingresan al país) y por lo tanto sus integrantes son 100% funcionarios públicos. En el modelo original del CPTM se pretendía que el sector privado también inyectara recursos financieros, pero nunca prosperó la iniciativa y, aunque con cierta autonomía de gestión y una junta de gobierno “mixta”,  pertenece estrictamente al Gobierno Federal.
La mayoría de Burós de Convenciones del resto de Latinoamérica, son organismos totalmente privados financiados con las aportaciones de los miembros de la industria de reuniones o del turismo.
En cuanto a las demás organizaciones y jugadores de la industria de reuniones, salvo en el rubro de clientes de Gobierno o Asociaciones, estamos hablando de sector privado casi en su totalidad.
Esta es otra de las razones por lo que se han atorado tanto la interlocución con los gobiernos (pues muchos integrantes provienen de ahí) como la profesionalización de los cuadros de la industria, porque como hemos mencionado anteriormente, los gobiernos no siempre optan ni por reclutar a los mejores perfiles para sus instituciones “mixtas” (recintos u Oficinas de Convenciones) , ni por coadyuvar con su educación, capacitación y certificación para garantizarles estabilidad-reconocimiento-confianza en los mercados.
Sin duda, pertenecemos a una industria compleja pero de influencia horizontal que toca prácticamente todos los ámbitos (comercio, academia, medicina, otras industrias, educación) y que representa casi un millón de empleos, 23% de los cuartos noche ocupados en el país y el 1.5% del Producto Interno Bruto… “Aquel que ingresa a este sector…….difícilmente quiere salir de él” 

Pin It on Pinterest